Las autoridades deberán consultar la disponibilidad a nivel local antes de autorizar el transporte de carga a buques Paraguayos en aguas argentinas. González Insfrán y otros dirigentes se reunieron en el Ministerio de Transporte para evaluar los alcances de la medida y siguientes pasos.

Buenos Aires, 26 de enero de 2021.- La medida es provisoria, pero puede ser el paso decisivo en la recuperación de la marina mercante argentina, que fue desguazada en las últimas tres décadas a causa de malas políticas de Estado, dejando al país sin capacidad logística ni soberanía sobre sus aguas. Mediante su Resolución N°21, publicada ayer en el Boletín Oficial, el Ministerio de Transporte de la Nación estableció prioridad para los buques de bandera argentina (u operados por armadores argentinos) para el transporte de carga en los ríos de nuestro país.

Si bien la medida responde coyunturalmente a las restricciones impuestas por Paraguay para buques argentinos que circulan por el tramo de la Hidrovía correspondiente a ese país –de hecho, la reciente resolución sólo pone la mira sobre los buques que actualmente transportan carga en aguas argentinas bajo bandera de ese país–, la decisión de dar prioridad a buques argentinos es efectivamente un paso hacia la reversión de las trabas normativas y fiscales que dificultan la navegación bajo bandera argentina, y que han llevado en la práctica a la disolución de la flota mercante nacional.

Esta mañana, el secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, capitán Julio González Insfrán, participó en el Ministerio de Transporte de una reunión a la que fue convocado, junto con otros representantes sindicales y del sector naviero, para dialogar sobre los alcances de la reciente medida y los pasos a seguir para ponerla en práctica, ya que supone trabajo para los armadores y las tripulaciones argentinas.

Aunque desde 1994 el Tratado de la Hidrovía establece que Argentina, Paraguay, Brasil, Uruguay y Bolivia dispongan equitativamente sus reservas de carga para los buques que circulan por la Hidrovía Paraguay-Paraná, en la actualidad el grueso del transporte fluvial es operado por compañías multinacionales bajo bandera de Paraguay.

Eso les proporciona grandes ventajas impositivas y normas laborales y de seguridad muy laxas, que los eximen de toda responsabilidad mientras operan en nuestras aguas, a la vez que supone para la Argentina millonarias pérdidas económicas (3400 millones de dólares anuales se van del país en concepto de flete naviero, más los costos de oportunidad a nivel del trabajo y la producción locales) y una entrega de soberanía.

Esta situación llevó al Centro de patrones a encabezar en 2013 un amplio movimiento por la recuperación de la marina mercante y la industria naval argentinas, que tuvo su punto culminante en 2017 con la sanción de la Ley 27.914, aunque los puntos decisivos de ésta fueron vetados en 2018 por el Poder Ejecutivo y ahora se lleva a cabo una denodada gestión para recuperarlos, junto a la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FEMPINRA) y demás sectores.

La resolución y sus alcances

La resolución N°21 del Ministerio de Transporte establece que los armadores de los buques de bandera paraguaya que quieran circular por el tramo argentino de la Hidrovía Paraguay-Paraná deberán en adelante tramitar un permiso en el que deberán especificar el puerto de origen y de destino, la cantidad y el volumen de la carga, en qué embarcaciones se trasladaría, y cualquier otra información que le sea solicitada por la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante.

Previo a la autorización, la Subsecretaría deberá consultar a las cámaras navieras nacionales o a armadores argentinos si disponen de bodega para el transporte de esa carga. En caso negativo, podrá autorizar el transporte bajo bandera paraguaya, “siempre que no existan buques de bandera argentina y/o armadores argentinos en condiciones de realizar el transporte en cuestión”.

En el texto de la Resolución se especifica la vigencia de la medida mientras Paraguay mantenga las restricciones impuestas unilateralmente tras la firma del Tratado de la Hidrovía a los buques de otras banderas, incluida la bandera argentina. Estas restricciones, según se establece en los considerandos de la resolución, son contrarias al principio de reciprocidad establecido tanto en ese tratado como en otros anteriores, como el bilateral de 1967.

También se aclara que la Subsecretaría deberá procurar que la medida, como resultado, “no genere un aumento sustancial en el costo de los fletes”, y se solicita a la Cancillería que informe sobre la medida a las autoridades del país vecino por la vía diplomática.

En la actualidad, la gran mayoría de los buques que transportan cargas por el tramo argentino de la Hidrovía lo hacen bajo bandera paraguaya, mientras que sólo un 1 o 2 por ciento lo hace bajo bandera argentina. Es la primera vez en décadas que el Gobierno argentino establece una medida de este tipo para lograr que la reserva de carga asegurada por los tratados internacionales pueda servir como punto de apoyo para el funcionamiento de una marina mercante de bandera, generadora de industrias y de riqueza para el país y sus economías regionales.

Por Marcelo Rodríguez

It makes the final quality of life worse. viagra malaysia price If you already have a diagnosis of pancreatitis or have had any before, go to a reference center.