Estado de Situación:

En este contexto tan particular parece que nada alcanza a la hora de detener una pandemia sin precedentes en los últimos 70 años.
Distintos escenarios se plantean y nos ponen en jaque como humanidad pero sobre todo como país y sociedad. En este contexto, desde Proa al Futuro nos contactamos con el departamento de Tráfico Marítimo de PNA (Prefectura Naval Argentina) y dialogamos con su jefe, el Prefecto Mayor Carlos Villareal, quién también es jefe del departamento de Policía Auxiliar Pesquera.

Los lectores de Proa saben que desde el principio del Coronavirus estuvimos en contacto con gente del sector y fuimos descubriendo inquietudes con respecto a la exposición de los trabajadores portuarios, marítimos y navales, sobre todo puntualmente el caso de los prácticos que ingresan barcos en los puertos del país.

Por decreto presidencial se designó al Ministerio de Salud como órgano rector en esta lucha, lo que llevó a Prefectura a coordinar con dicho Ministerio, Aduanas, Migraciones, SENASA y Sanidad de Fronteras para establecer protocolos de diferente intensidad tanto para su trabajo lacustre como también para las tareas que realizan como fuerza de seguridad en tierra.

El rol del departamento de Tráfico Marítimo de PNA

El Prefecto Mayor Carlos Villareal nos contó sobre las medidas paso por paso que se están tomando desde el ingreso de buques provenientes de zonas de riesgo a nuestro país que es el buque Recalada, ubicado a 240km del Puerto de Buenos Aires y a 30 Km de Montevideo.

El protocolo de actuación para toma de temperaturas en el estacionario Recalada, que es el buque faro de ingreso al sistema de navegación argentina. En colaboración con la autoridad de aplicación, que es sanidad de fronteras, que ellos reciben de las agencias marítimas información previa:

  • La declaración marítima de sanidad.
  • El certificado de control de sanidad a bordo.
  • La lista de tripulantes, pasajeros, libros médicos y listados de medicamentos.

Ahí definen el riesgo del buque, de acuerdo a la documentación presentada, al puerto anterior de procedencia y que tengan menos de 14 días de tránsito desde el último destino (período de incubación o cuarentena). Una vez cotejada esta información, solicitan activar el protocolo para que le tomemos la temperatura a los buques señalados. En el estacionario recalada hay un grupo de enfermeros; los buques fondean, la comisión aborda y se le toma la temperatura a toda la tripulación.

Una vez finalizado el protocolo, los enfermeros descartan sus atuendos reglamentarios indicados por la OMS (anteojos, cofias, máscaras correctas, overoles) y envían la información a sanidad de fronteras. Sanidad de fronteras indexa este último informe y realiza la evaluación de riesgo, donde concluye la autorización o no de la libre circulación del buque hacia los puertos. Una vez que arriban a los puertos, Sanidad de Fronteras sube al buque y le da la libre plática. “

Según Villaeral el total de las tripulaciones toman de buena forma estas precauciones, colaborando en su totalidad e incluso las empresas a las que pertenecen los navíos aseguran la excelencia y el nivel del servicio estando blindadas por estos controles. Y con estos controles, los Prácticos tienen seguridad cuando suben al buque tienen el visto bueno de la parte sanitaria.

¿Cómo se vive el día a día en esta tarea?

Desde el fuero interno de Prefectura se lleva a cabo la función por delegación que les han dado con mucho compromiso y en constante intercambio entre los enfermeros especializados y capacitaciones con los modos de acción para evitar contagios y transmisión. “Cuando vuelven de cada toma de temperatura el personal especializado descarta los trajes, y cuando suben nuevamente van con los trajes repuestos y el termómetro infrarrojo digital a distancia”

Villareal concuerda que el esfuerzo y el compromiso de la sociedad toda; “esto es entre todos” sostiene y es una realidad que cada sector pone una cuota de responsabilidad y compromiso para salvaguardar a la sociedad. Por otra parte, también resaltó que Uruguay y Brasil no están haciendo este tipo estricto de medidas de controles y cruzamiento de información, lo cual refuerza el rol sanitario de nuestro país en esta tarea.